Case Study

Video

Home » Cuba @es, Estudio de Caso

[Caso de estudio] El fín de la prohibición de viajar a Cuba

Submitted by on September 23, 2010 – 10:30 pmNo Comment

Luego de casi 50 años de una época de Guerra Fría, pareció por un breve momento que la política de los Estados Unidos de prohibir que sus ciudadanos viajen a la isla caribeña de Cuba vería las restricciones finalmente levantadas. De acuerdo a un funcionario anónimo y ampliamente citado, la movida provendría directamente de Obama y la Casa Blanca durante el receso del Congreso en agosto, pero sólo sería aplicada para académicos norteamericanos, organizaciones religiosas, y otros que soliciten visas especiales. La vasta mayoría de norteamericanos aún estarían prohibidos de visitar Cuba; y cualquier norteamericano atrapado viajando allá enfrenta multas de hasta $250,000 y hasta diez años de prisión. (De acuerdo a AfroCubaWeb sólo 16 juicios penales están registradas entre 1983 y 1999, pero bajo la administración de George W. Bush los juicios se incrementaron con multas promediando los $6,000 a $10,000. En el 2007 el sitio web de viajes Travelocity.com fue multado con $182,750 por hacer reservas de viajes entre los Estados Unidos y Cuba.) Paulo Gusmao del Latin America Working Group [Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos], que ha abogado largamente por el fin de la prohibición de viajar, dice que Cuba es la única nación en el mundo que los ciudadanos norteamericanos son impedidos de visitar. Los ciudadanos de los Estados Unidos son libres de viajar a Corea del Norte, Irán, Libia, Iraq, y Afganistán, pero un simple viaje a Cuba podría teóricamente llevarlos a una sentencia carcelaria.

El Latin America Working Group (LAWG) fue fundado en 1983, cuando era llamado el “Central America Working Group”, y se enfocaba primariamente en oponerse al rol de los EUA en la guerras centroamericanas de aquellos años, y “en apoyar los acuerdos de paz negociados que se llevaron a cabo en la región durante los 90’s.” De acuerdo a su sitio web:

Desde entonces, el Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos consiguió convencer al gobierno estadounidense para que brinde asistencia para la implementación de los tratados de paz, envíe más de mil millones de dólares en ayuda humanitaria, y de a conocer sus documentos reservados  para sacar a la luz los casos de abusos a los derechos humanos en Latinoamérica. Logramos flexibilizar las restricciones que pesaban sobre la venta de alimentos y medicamentos a Cuba y  también  modificar el perfil de asistencia de los Estados Unidos a Colombia, reduciendo la ayuda militar e incrementando la ayuda para el desarrollo y para las victimas de la violencia.

El LAWG reune una coalición de casi 60 organizaciones y se enfoca en seis grandes campañas:

Para este caso de estudio nos enfocaremos en sólo una de las seis campañas anteriores. (Los aspectos de cabildeo (lobbying) de este trabajo son llevados por el LAWG, una organización tipo 501(c4), en vez de por el Fondo Educativo del Latin America Working Group, que tiene un estatus 501(c3).)

El Problema:

En respuesta a la Crisis de los misiles en Cuba, el presidente John F. Kennedy prohibió a los ciudadanos norteamericanos viajar a Cuba el 8 de febrero de 1963. (De acuerdo al ex ayudante de Kennedy, Pierre Salinger, el presidente no firmó la Orden Ejecutiva hasta que Salinger aseguró 1,200 de los cigarros cubanos favoritos de Kennedy, que sería ilegal comprar al día siguiente.) La prohibición de viajar es parte de un embargo de negocios mayor contra Cuba que se inició en 1960 y fue luego reforzado en 1962 y 1963. La prohibición se relajó en 1977 bajo el presidente Jimmy Carter, pero se reanudó en 1982 bajo Reagan. El embargo comercial fue reforzado nuevamente en 1992 con la Ley de Democracia Cubana y en 1996 con la Ley Helms–Burton.

Daniel Griswold, director del Centro de estudios para Políticas de Negocios del Instituto Cato [eng], arguye en el Guardian que  el embargo comercial de los EUA contra Cuba ha trabajado contra los propios intereses del país [eng] sin llevar ningún cambio positivo a Cuba.

El embargo ha sido un fracaso por donde se le mire. No ha cambiado el curso o naturaleza del gobierno cubano. No ha liberado ni un sólo ciudadano cubano. De hecho, el embargo ha hecho al pueblo cubano un poco más pobre, sin hacerlo ni un poco más libre. Al mismo tiempo, ha privado a los norteamericanos de su libertad de viajar y ha costado a los granjeros y otros productores norteamericanos de miles de millones de dólares de potenciales exportaciones. Como una herramienta de la política exterior de los EUA, el embargo mejora el apoyo al gobierno de Castro al darle una fácil excusa para los fracasos del socialismo caribeño de la isla.

Otro columnista conservador, George Will del The Washington Post, añadió [eng] recientemente:

Hoy en día, la política de EE.UU. de aislar a Cuba mediante bloqueos económicos y restricciones de viaje sirve a dos objetivos de Castro: Ofrece una coartada para las condiciones sociales de Cuba, y aísla a Cuba de algunas de las fuerzas políticas y culturales que provocaron la caída del comunismo en Europa del Este. El onceavo presidente, Barack Obama, que nació más de dos años después que Castro tomara el poder, tal vez quiera reconsiderar esta política, ya que incluso Castro está teniendo dudas sobre los fundamentos.

Por otra parte, el gobierno cubano, que rara vez permite a sus ciudadanos viajar libremente, simplemente puede apuntar a la prohibición de viajar de los EE.UU. como prueba de que los Estados Unidos también restringen los derechos de sus ciudadanos.

El embargo comercial ha manchado la imagen de Estados Unidos a nivel internacional. “El embargo es el ejemplo perfecto utilizado por los anti-americanos en todas partes para exponer la hipocresía de una superpotencia que castiga a una pequeña isla, mientras que intimar a los dictadores en otras partes”, escribe Moisés Naím [eng] en Newsweek. Los miembros de la Cámara de los Comunes de Canadá se burlaron [eng] de la aprobación de la Ley Helms-Burton, mediante la introducción de la “Ley Godfrey-Milliken [eng], que pedía la devolución de los bienes de los leales al Imperio Unido incautados por el gobierno estadounidense como resultado de la revolución americana.” El Parlamento Europeo aprobó una ley en 1996 haciendo ilegal que los ciudadanos de la UE obedezcan la Ley Helms-Burton. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha condenado el embargo como una violación del derecho internacional cada año desde 1992. En 2002 condenó el embargo por 173 votos contra 3.

En el 2000, el Congreso de los EE.UU. dio un paso hacia el relajamiento de las sanciones contra Cuba. La Ley de Reforma de Sanciones Comerciales y Fomento de las Exportaciones [eng] permite la venta sólo en efectivo a Cuba de productos agrícolas de EE.UU. y suministros médicos. “El año pasado, los agricultores estadounidenses vendieron más a los 11,5 millones de personas que viven en Cuba que a los 200 millones de personas en Brasil”, escribe [eng] Griswold. De hecho, Estados Unidos es el principal proveedor de alimentos y productos agrícolas de Cuba [eng]. En el 2009 el presidente Obama permitió a los cubano-americanos viajar a Cuba y enviar remesas a sus familiares, ambas cosas sin restricción alguna. Recientemente, se filtraron rumores de la Casa Blanca acerca de un anuncio [eng] que aliviaría las restricciones de viaje a Cuba para académicos, organizaciones religiosas, y equipos deportivos. Este es otro paso hacia el compromiso, pero un levantamiento total de la prohibición de viajar (y de todo el embargo comercial) sólo puede ser hecho por el Congreso.

El 24 de agosto la Cámara de Comercio de EE.UU. envió una carta al Comité de Asuntos Exteriores del Congreso [eng] para convencerlos de que “es hora de acabar con la improductiva preocupación por un envejecido y moribundo régimen comunista, y comenzar a sentar las bases para un papel de EE.UU. en el futuro de Cuba.” Recientemente Nokia, AT&T y Verizon también han presionado [eng] al gobierno de EE.UU. para aliviar las normas que les impiden operar en Cuba.

De acuerdo con una encuesta del 2009 de CNN / Opinion Research Corporation [eng], 64% de los 1.023 estadounidenses encuestados pensaban que los EE.UU. deben levantar su prohibición de viajar a Cuba, mientras que el 71% pensaba que los EE.UU. deben restablecer las relaciones diplomáticas con el país isleño.

Estrategia y uso de los medios digitales

Vanessa Kritzer del Grupo de Trabajo de América Latina anota que el uso del grupo de los medios sociales como parte de su estrategia de campaña se inició en el período previo a la planificación del “Día Nacional de Acción ¡CubaGO!” [eng] (Vamos Cuba) que reunió a “defensores de la política de Cuba, cubano-americanos, viajeros del mundo, representantes agrícolas y de negocios, investigadores, estudiantes, activistas de la iglesia, amantes de la salsa, aficionados al cigarro, y amigos de todo el país” para presionar por el derecho de viajar a Cuba:

Este evento ocurrió el 30 de septiembre de 2009. Ese día, 65 líderes de comunidades llegaron a Washington DC, donde iniciaron una reunión informativa con seis miembros del Congreso [eng] en la mañana y luego pasaron el día en cabildeo en oficinas clave de los Representantes y el Senado que aún no se han decidido a apoyar los proyectos de ley para poner fin a la prohibición de viajar. Al mismo tiempo, hubo un esfuerzo masivo de llamadas, el cual constó de 38 eventos oficialmente registrados de CubaGO!, desde 24 estados diferentes, donde las llamadas telefónicas fueron hechas por los que asistieron a los eventos o participaron desde cabinas telefónicas y por transeúntes en mesas en universidades, iglesias y otros lugares públicos, así como individuos que hicieron llamadas a través de indicaciones de correo electrónico de nuestras 28 organizaciones asociadas que contactaron a sus listas de servidores.

Parte de lo que consiguió el impulso en las campañas en internet fue la fecha de finalización específica para obtener mayor cantidad de personas a bordo antes del 30 de septiembre. Mucha gente se unió como una manera de entrar en la acción real y tangible, no sólo una causa difusa. Y por otro lado, el trabajo en las redes sociales y las campañas de correos electrónicos masivos fueron eficaces en organizar a la gente para hacer los bancos telefónicos y difundir la información sobre el evento. También utilizamos la herramienta “haciendo eventos” en Democracia en Acción [eng], lo que ayudó a las personas a planificar sus fiestas/llamadas CubaGO!, levantarlas en un sitio web donde la gente podía confirmar su asistencia, y la herramienta permitió a LAWG saber quién estaba haciendo qué y dónde.

El Grupo de Trabajo de América Latina utiliza una serie de herramientas y plataformas para difundir información e impulsar la movilización. Su página principal está construida con Soapbox Non-Profit, que utiliza el sistema de gestión de contenidos Joomla. La organización principal tiene cuentas en Twitter, Facebook, Flickr, MySpace, y Change.org.

Hay además cuentas específicas en redes sociales para la campaña End the Travel Ban on Cuba. Su página en Facebook tiene actualmente 22,740 seguidores que reciben actualizaciones, postean contenido relacionado, y dan su apoyo al presionar “I like” (me gusta) a posts del blog End the Travel Ban on Cuba. Hay también una página de Facebook Causes con casi 28,000 miembros. Once de estos miembros han donado un total de $266 para la campaña. La cuenta de Twitter @EndtheTravelBan actualmente tiene 357 seguidores. Kritzer explica que hasta ahora el grupo se ha enfocado en facilitar la conversación en Facebook antes que en Twitter.

Algunos posts en Facebook piden a sus simpatizantes involucrarse en alguna actividad en particular. Por ejemplo, el 23 de agosto el Washington Post realizó un foro/encuesta preguntando a sus lectores acerca de sus opiniones sobre legalizar los viajes a Cuba. La página de Facebook de The End the Travel Ban on Cuba anunció a sus seguidores que “este parece un buen lugar para que hagamos oir nuestras voces. ¡Participen con nosotros y dejemos en claro lo que pensamos!” Cerca de 100 personas clickearon “I like” en el post y 23 dejaron comentarios. (Hubo 87 respuestas a la encuesta del Washington Post.) En otras oportunidades la página enmarca nuevos temas en forma de preguntas. Por ejemplo, el 21 de julio la página de Facebook enlaza un artículo de The Havana Note, añadiendo la nota: “¿Alguna evolución de las relaciones entre EEUU y Cuba, tal vez? ¿Cuáles son sus pensamientos sobre la liberación de presos políticos por parte de Cuba,  la participación de España y la Iglesia Católica, y el potencial de acción de los EE.UU.?” 48 usuarios de Facebook ofrecieron sus opiniones.

H.R. 4645

El 23 de febrero del 2010, los congresistas de los EE. UU. Collin Peterson de Minnesota y Jerry Moran de Kansas introdujeron el proyecto de ley H.R. 4645 [eng], que eliminarían los obstáculos a las ventas legales de productos agrícolas de los Estados Unidos a Cuba y pondría fin a las restricciones de viaje a todos los estadounidenses a Cuba. El Grupo de Trabajo de Latino America respondió el mismo día con un “e-alert” titulado “Nuestra mejor oportunidad de Terminar la Prohibición de Viajar en el 2010 [eng],” el cual pedía a sus lectores llamar o escribir a sus representantes para buscar su co-patrocinación del proyecto de ley. (Hasta ahora el proyecto tiene 76 copatrocinadores [eng], pero un proyecto de ley con idéntico lenguaje de prohibición de viaje tiene 179 copatrocinadores [eng]; hay algunas coincidencias de co-patrocinio en los dos proyectos de ley.)

La e-alert recuerda a los lectores que el proyecto de ley requerirá al menos 218 votos en la Cámara de representantes y una mayoría de 60 en el Senado. Además de poner un fin permanente a la prohibición de viajar, de acuerdo con la entrada en el blog, el proyecto de ley también creará más puestos de trabajo en los Estados Unidos al aumentar las exportaciones agrícolas a Cuba. Los lectores son dirigidos a una aplicación web [eng] mantenida por Salsa Labs [eng], que permite fácilmente a los lectores enviar un mensaje en apoyo del proyecto HR 4645 con sólo introducir su código postal e información de contacto.

El 30 de junio el proyecto pasó a votación en el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes. Se transmitió audio en vivo del proceso en el sitio web de la Comisión de Agricultura, mientras que el Latin America Working Group agregó su propia cobertura a través de su cuenta Twitter @EndtheTravelBan. El 30 de julio a las 3:44 p.m. publicaron lo siguiente en su cuenta Twitter: “Propuesta de informe de proyecto de ley con recomendación favorable: 25 si, 20 no. H.R. 4645 pasa el Comité Agr.!!!!!!!!!!”

Sólo unos días después que el proyecto de ley aprobado por el Comité de Agricultura, el Grupo de Trabajo de América Latina publicó otro “e-alert” [eng] para pedir a sus lectores y miembros de la coalición que expresen su agradecimiento directamente a los representantes que votaron a favor del proyecto de ley. También alentó a los lectores a registrar su decepción con los que votaron en contra del proyecto. Esta es una estrategia inteligente para reconocer tanto los avances logrados en la campaña como también para mantener el impulso entre los representantes y en el movimiento mayor.

Unas semanas más tarde, el Grupo de Trabajo de América Latina se asoció con Change.org para crear una petición a la Cámara de Representantes de EE.UU. para “restaurar el derecho a viajar a Cuba.” La petición ha sido firmada por más de 12.343 personas. Con cada firma un correo electrónico se envía automáticamente al Representante del firmante. La petición ha sido compartida 664 veces en Facebook, 77 veces en Twitter, y 356 veces por correo electrónico. Cerca de 2.500 peticiones también han sido publicados en Change.org, es razonable creer que el diluvio de cartas automáticas a los representantes han diluido tanto su mensaje como su impacto. En futuros posts vamos a tratar de medir el impacto general de tales cartas de petición automática a los funcionarios públicos.

En su entrada en el blog anunciando la petición en Change.org [eng], el Grupo de Trabajo de América Latina informó también a los lectores de las últimas noticias relacionadas con la campaña más amplia de poner fin a la prohibición de viajar:

64 por ciento de los cubano-estadounidenses dijeron a la Universidad de Miami que apoyan el levantamiento unilateral de las restricciones de viaje para todos los ciudadanos de los EE.UU.. Las más prominentes figuras de la oposición en Cuba, ávidos de contacto con los viajeros de EE.UU., exhortaron al Congreso a abrir los viajes sin demora. En las negociaciones con la Iglesia Católica, Cuba accedió a liberar a decenas de presos políticos. Los editoriales de periódicos grandes y pequeñas en Texas, Florida, Carolina del Norte, y más allá son casi unánimes: es la hora de acabar con la prohibición de viajar. Y apenas la semana pasada, la congresista Kathy Castor, del área de Tampa salió en defensa de la libertad de viajar, el primer representante de la Florida en hacerlo. Y sigue, y sigue, y sigue. Hoy en día, el impulso está de nuestro lado, pero necesitamos que usted permanezca activo y comprometido a través de receso del Congreso de agosto y hasta el otoño si queremos lograr nuestro objetivo final.

Por tradición y ley el Congreso de EE.UU. está en receso durante todo el mes de agosto, pero eso no evitó que el LAWG continuara su labor de promoción para poner fin a la prohibición. El 9 de agosto el Grupo de Trabajo de Latino América – junto con muchos otras organizaciones académicas, religiosas, comerciales y políticas – envió una carta abierta al presidente Obama instándole a “responder a las recientes acciones positivas en Cuba, en particular el anuncio de la liberación de todos los prisioneros políticos detenidos en 2003, “mediante la eliminación de las restricciones adicionales de viajes a Cuba que se llevaron a cabo bajo el gobierno de George W. Bush. La carta también hace hincapié en su “firme apoyo a la legislación pendiente en el Congreso en materia de viajes y ventas agrícolas a Cuba.”

Para que el proyecto de ley HR 4645 llegue a una votación en la Cámara debe pasar primero a través de la Comisión de Asuntos Exteriores (HCFA), que está presidida por Howard Berman. El lunes en la Cumbre de Reuters en Washington, Berman dijo que estaba dedicado a aliviar las restricciones a los viajes y el comercio con Cuba, pero que no llevaría el proyecto HR 4645 para someterlo a votación a menos que hubiera suficientes votos para que pase. “No voy a llevarlo para perder.”

Dos días después y se anunció que la HCFA consideraría al HR 4645 el miércoles 29 de septiembre. Dado el anterior comentario de Berman en la Cumbre de Reuters en Washington parece que podría haber suficiente apoyo en la HCFA para que el proyecto de ley pase a través de una votación general de la Cámara a finales de este año. Inmediatamente después del anuncio LAWG publicó una e-alerta pidiendo a los simpatizantes que comprueben si sus representantes forman parte del Comité de Relaciones Exteriores, y si es así, enviarles un correo electrónico en apoyo del HR 4645.

Si el proyecto de ley pasa a través de la Cámara, Paulo Gusmao del Latin America Working Group, dice que confía en que reunirá los 60 votos necesarios en el Senado y el apoyo del presidente Obama. El resultado de la votación en la Cámara de Representantes depende de los 30 a 40 representantes que aún están indecisos acerca de cómo van a votar. Sus nombres y distritos están listados en una simple publicación que implora a los lectores a convencer a sus representantes para que voten a favor del proyecto de ley. Si a los ciudadanos de los EE.UU. se les permitirá viajar legalmente a Cuba depende, por ejemplo, de si los residentes de Lancaster, Ohio pueden convencer al congresista Steve Austria para que apoye el proyecto de ley. Si tienen éxito, cualquier estadounidense podrá ser capaz de reservar vuelos a La Habana en cuestión de meses.

Puntos Claves

¿Cuál crees que ha sido el mayor éxito de la campaña hasta ahora?

Su capacidad de reunir a una coalición amplia y diversa que va desde las organizaciones de defensa base a los grupos con mentalidad comercial, tales como la Cámara de Comercio de EE.UU.. O, Amnistía Internacional y el Instituto Cato. La fuerza de esta campaña proviene del acuerdo sobre ciertas cuestiones limitadas de todo el ancho del espectro.

¿Hay algo que cambiarías en el diseño de la campaña si tuvieras que hacerla de nuevo?

La campaña está en marcha, pero podría haber sido útil llegar más a los jóvenes ya que son muy activos en el mundo de los medios sociales, y porque los jóvenes en este país son, en cierto modo, los más afectados por las limitaciones a los viajes a Cuba, por ejemplo para estudios en el extranjero, deporte e intercambio cultural.

¿Cuáles han sido los mayores obstáculos relacionados al uso de los medios digitales en la campaña?

Ha sido difícil crear una caja de resonancia para los proyectos en general. Esto ha hecho difícil el cultivar nuevos simpatizantes y activistas.

¿Qué recomendación(es) darías a otros grupos que deseen usar medios digitales para abogar por la aprobación de un proyecto de ley en particular?

Estar dispuesto a colaborar con todo el mundo. De este modo, una campaña es capaz de hablar a las preocupaciones de los políticos de todo el espectro político. Además, la diversidad en una coalición abre las puertas a nuevos defensores en zonas geográficas en gran medida desconocidas para una organización en particular.

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar .