Case Study

Video

Home » Estudio de Caso, México

[Caso de estudio] Fundar

Submitted by on August 13, 2010 – 3:00 amNo Comment

Fundar, según se lee en su sitio web, “se creó en enero de 1999 por un grupo de personas con trayectorias en diferentes disciplinas, con el objetivo de desarrollar mecanismos para la participación ciudadana.” El análisis de presupuestos, especialmente el monitoreo del gasto público, fue el enfoque original de la organización, pero con los años Fundar ha añadido varias otras áreas de énfasis, incluyendo gobierno y derechos humanos, fortalecimiento de la ciudadanía, transparencia, y monitoreo legislativo.

Antes que la transparencia y el gobierno abierto se volvieran temas de debate en los Estados Unidos y Gran Bretaña, el presidente mexicano Vicente Fox ocasionó un revuelo cuando en el 2002 impulsó la primera ley de libertad de acceso a la información de su país, la que obliga a las oficinas gubernamentales a publicar de forma rutinaria y accesible toda la información concerniente a sus funciones diarias, presupuestos, operaciones, personal, salarios, reportes internos, y las adjudicaciones de contratos y concesiones. (Un completo análisis de la ley [en] fue publicado por Kate Doyle el día que fue aprobada.) El investigador de Transparencia John Ackerman, al tiempo que destaca la efectividad de la ley, también observa [en] que la “atención a lo estipulado no es igual en todas las agencias gubernamentales y el acceso a información financiera es muy limitado.”

Mientras que la ley en si misma es enérgica y firme — a todas las dependencias gubernamentales se les pide que implementen una oficina de enlace para manejar el acceso a los pedidos de información y debe responderse en el lapso de 20 días laborables — a muchas dependencias no se les dio el apropiado entrenamiento técnico (o recursos) para publicar sistemáticamente información relevante en línea. así, los ciudadanos mexicanos dependen de organizaciones como Fundar que actúan de intermediarios, entre una información pública confusa y mal administrada, y el complicado proceso de mejorar las políticas para servir mejor a las necesidades de tantos ciudadanos como sea posible. Fundar has solicitado, analizado, y publicado información financiera relacionada a la salud reproductiva, ingresos petroleros, y programas de prevención VIH/SIDA [en]. Recientemente han enfocado sus esfuerzos en llevar más transparencia al programa de subsidios agrícolas del gobierno mexicano.

El Problema:

La garantía de una agricultura de subsistencia a los agricultores de pequeña escala fue un importante motivo de protestas durante la Revolución Mexicana a principios del siglo 20, y fue incorporada en el artículo 27 de la Constitución mexicana, que transfirió la propiedad de la tierra a los campesinos y estableció el concepto de cultivo de la tierra ejidal cooperativa. Sin embargo, en 1992, con la intención de mejorar la productividad agrícola y hacer descender los precios de  los alimentos, el gobierno mexicano modificó la Constitución para permitir la privatización de las tierras comunales. Las principales empresas agrícolas compraron las parcelas de tierra que fueron antes propiedad de los pequeños agricultores. Compraron maquinaria para industrializar la producción de alimentos, muchos de los cuales se dirigieron al norte exportados a los Estados Unidos.

Hasta finales de 1990 el gobierno mexicano alentó la producción de cultivos básicos como el maíz y el frijol mediante la fijación de precios y limitación de las importaciones. Con la llegada del Tratado de Libre Comercio, que entró en vigor en 1994, México sustituyó controles de precios y de importación con dos nuevos programas, Alianza y Procampo. Alianza ofreció subsidios e incentivos a los agricultores para invertir en maquinaria y sistemas de riego con el fin de aumentar la productividad. Procampo proporciona subvenciones directas vía transferencia de recursos a los agricultores de productos básicos, con el objetivo de reducir las importaciones de alimentos de los Estados Unidos – especialmente el maíz, que está fuertemente subvencionado por el gobierno de los EE.UU.

En otras palabras, Alianza y Procampo fueron creados para alentar la producción nacional de cultivos básicos para el mercado nacional, a la vez que la modernización de las granjas que cultivan frutas tropicales, frutos secos, hortalizas y caña de azúcar, que pueden ser vendidos con un beneficio mayor en los mercados extranjeros. En 2007 el sucesor de Vicente Fox, el presidente Felipe Calderón anunció [en] un programa adicional de subsidios agrícolas de USD 16 billones de dólares para ayudar a los agricultores mexicanos a enfrentar la eliminación gradual de los últimos aranceles agrícolas permitidos bajo el Tratado de Libre Comercio al año siguiente.

De acuerdo con la Ley de libertad de información de México, la Secretaría de Agricultura, que administra Alianza y Procampo, hará accesible al público toda la información relevante acerca de los subsidios que distribuyen para que los ciudadanos mexicanos puedan supervisar su efectividad. Sin embargo, parece que a la agencia, no le dieron instrucciones de cómo deberían publicar dicha información. Como resultado, aunque mucha de la información está disponible en el sitio web, está publicada en confusas tablas en Excel insertadas en documentos de Microsoft Word, o incluso en archivos PDFs protegidos con clave de acceso. Sería más que un trabajo de tiempo completo revisar todos los documentos con el objetivo de monitorear la efectividad de los subsidios, o hacer recomendaciones sobre cómo los programas pueden ser mejorados.

Estrategia

En 2008 Fundar, en colaboración con la ANEC e investigadores de la Universidad de California, Santa Cruz, decidieron crear un sitio web público para proveer mayor claridad y transparencia a los subsidios agrícolas distribuidos por el gobierno mexicano. En sus propias palabras el sitio web es:

un esfuerzo de organizaciones civiles e instituciones académicas por arrojar luz sobre el destino de los apoyos financieros dirigidos al sector agropecuario en el país. Este sitio proporciona información para alimentar los debates sobre el tema, convencidos de que todas las discusiones sobre los asuntos públicos deben estar basadas en información oportuna y de calidad sobre el uso y destino de los recursos públicos.

Para crear SubsidiosAlCampo.org.mx, Fundar primero tuvo que extraer la información detallada de subsidios que estaba insertada en documentos en Microsoft Word y PDF disponibles en los sitios web de ASERCA y SAGARPA. Esa información fue luego sistemáticamente agregada a una base de datos que puede ser ordenada por estado, municipalidad, año, concentración, programa de subsidio, y tipo de alimento. Un mapa en Flash dirige a los usuarios a la página de cada estado. En el de Jalisco, por ejemplo, nos enteramos que los agricultores recibieron $11 mil 500 millones de pesos en subsidios desde 1994 hasta el 2008, siendo el cuarto estado receptor de subsidios agrícolas en México. El primer diez por ciento de los beneficiarios en Jalisco recibieron el 53 por ciento del total de los subsidios otorgados.

El sitio web analiza datos de subsidios desde 1994 hasta el 2008, sin embargo, una nueva versión del sitio está programada para ser lanzada en setiembre e incluirá información del 2009 de un mayor número de programas de subsidio. Además de utilizar los filtros para la búsqueda de patrones generales en torno a los subsidios agrícolas a nivel municipal, estatal y federal, también se puede buscar por nombre para descubrir cuánto recibe un agricultor o empresa en apoyo de subsidio federal.

Lo que encontraron:

  • 171 mil millones de pesos ($13.5 millones de dólares norteamericanos) han sido distribuidos a través de Procampo e Ingreso Objetivo desde 1994 al 2008.
  • Diez por ciento de los beneficiarios recibieron el 57% del total de subsidios; $96 mil millones de pesos en 15 años.
  • El primer diez por ciento de beneficiarios recibieron, en promedio, $16,046 pesos por año entre 1994 y el 2008. El último 80% recibieron, durante el mismo periodo, sólo $964 pesos por año.

Uso de Medios Digitales

Hasta ahora no hay mucho a que apuntar, más allá de la propia página web, relacionado con la utilización de Fundar de los medios digitales para crear conciencia sobre la información que revelaron en su análisis de los subsidios agrícolas de México. La web enlaza a un blog, pero este tiene sólo ocho posts y no ha sido actualizado desde febrero del 2009. Se informa que hasta el momento, sólo 2,092 personas han visitado el blog. En su mayor parte, los posts del blog no enlazan a otras fuentes, organizaciones, o bloggers que estén escribiendo sobre el asunto.

A pesar que Fundar tiene una cuenta de Twitter, difícilmente es usada en relación a Subsidios al Campo. (El 15 de febrero la cuenta Twitter de Fundar referenció al excelente artículo de investigación de Evangelina Hernandez en El Universal acerca de la deficiente aplicación de las normas del nuevo subsidio que se pusieron en marcha en abril de 2009. Sin embargo, Bit.ly nos dice que sólo 33 personas cliquearon en el enlace, y que fue retuiteado por sólo una persona.)

Fundar tiene además una cuenta en Facebook (que no es una página de la organización) con casi 5,000 amigos donde re-publican sus actualizaciones de Twitter y donde los contactos dejan mensajes de solidaridad (y, ocasionalmente conos de helado).

Mientras que Fundar todavía no ha tomado realmente ventaja de los nuevos medios como plataforma para reunir interés y crear conciencia acerca del proyecto de Subsidios al Campo, su labor en los medios de comunicación más tradicionales es un modelo para cualquier organización interesada en la difusión en medios de comunicación. Los investigadores y personal de comunicaciones de Fundar trabajan con los periodistas para entender mejor la forma de analizar la base de datos de Subsidios al Campo con el fin de encontrar irregularidades, corrupción, e historias que valga la pena informar. El Universal ha sido especialmente activo en usar la base de datos como fuente para encontrar historias relacionadas a la corrupción en los subsidios. Incluso crearon una página especial dedicada a la Corrupción en el Campo.

Al colaborar con las organizaciones de medios de comunicación, los investigadores de Fundar pueden indicar a los periodistas profesionales las extrañas irregularidades en la base de datos que requieren periodismo de investigación en el terreno. Los periodistas también se benefician con el fácil acceso a una gran cantidad de información que ha dado lugar a titulares provocativos, tales como “Procampo beneficia a narcos y titular de Sagarpa.” Hasta ahora, la cobertura de la mayor parte de los medios ha sido, de hecho, provocativa, pero poco de ella ha ayudado a informar sobre el debate de cómo los programas de subsidios deberían ser mejorados. Algunos lectores incluso podrían salir de la cobertura con la conclusión de que las subvenciones deberían ser cortadas por completo, lo que sería un duro golpe a los pequeños agricultores que dependen de las subvenciones para la supervivencia. Otro artículo relacionado de El Universal, “53% gasta dinero de Procampo en comida,” revela además la tendencia de los medios mexicanos de enfocarse en la controversia antes que la contextualización. El artículo señala un estudio de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que encontró que, de 1,937 beneficiarios de los subsidios encuestados, 53.7% gastaron buena parte del dinero del subsidio en comida antes que en invertir en equipo agrícola. Pero el artículo no menciona que Procampo es una subvención directa a la renta destinada a ayudar a los agricultores de pequeña escala, dedicados a los productos básicos, ni tampoco citan a funcionarios gubernamentales o expertos acerca de cómo el programa de subsidios puede ser reformado para fomentar el desarrollo rural sostenible en México.

Una notable excepción a la más sensationalista cobertura de la corrupción en los subsidios agrícolas es el artículo de febrero del 2010 de Ignacio Alvarado, “Ingreso Objetivo: mucho dinero para muy pocos,” que sirve de modelo para un reportaje periodístico sobre el tema.

Mientras Subsidios al Campo ha inspirado una gran cantidad de cobertura de medios de comunicación en México, y hasta cierto punto en la prensa en idioma inglés, lo que aún falta es contextualización y debate informado acerca de cómo los programas de subsidio deben ser reformados para crear una industria agrícola nacional que satisfaga tanto las necesidades de productos básicos de sus ciudadanos como a las aspiraciones de exportación de las empresas agrícolas. Es evidente que las listas de beneficiarios del subsidio deben ser purgadas para eliminar a los políticos y a los barones de la droga de los programas de apoyo federal que provienen de dinero de los contribuyentes. Sin embargo, más allá de lo obvio, Subsidios al Campo debe servir como punto de partida para un debate importante acerca de cómo México debe estructurar su industria agraria para el siglo 21.

El próximo mes Fundar pondrá en marcha una nueva versión del sitio web Subsidios al Campo junto con un informe en profundidad que examina el impacto de la liberalización del comercio y los subsidios gubernamentales en la agricultura mexicana y los precios de los alimentos. Esto proporciona a Fundar una oportunidad de un mejor aprovechamiento de los nuevos medios como una plataforma en red para difundir información y promover la reforma política agrícola.

Sugerencias:

El debate público sobre los subsidios federales al maíz en los Estados Unidos creció en gran medida a partir del movimiento local de alimentos, y libros como El Dilema del Omnívoro y Animal, Vegetal, Milagro. De hecho, un documental completo fue realizado en el 2007 acerca de los problemas de los subsidios de los EUA al maíz. Para que Fundar atraiga mayor atención a un tema tan técnico como los subsidios agrícolas federales debe adscribirse al floreciente movimiento local de alimentos de México. (En el 2007 Puebla fue escogida como sede del Congreso Internacional de Slow Food.) Para convencer a los ocupados ciudadanos que este es un tema que les debería importar, Fundar y sus aliados deberían asociarse con reconocidos restaurantes y chefs que utilizan productos cultivados localmente para explicar colectivamente la importancia de la creación de una política que fomente la producción local de diversos tipos de alimentos para el mercado nacional en lugar de limitarse a la promoción de la agricultura industrializada enfocada en la exportación.

Generales:

  • Organizar un evento de recaudación de fondos en un conocido restaurante que utilize alimentos de producción local de los agricultores de pequeña escala. Invitar a los periodistas para ayudar a reformular el debate alrededor de la comida en lugar de sólo en la corrupción. Invitar a los políticos y tomadores de decisiones para que conozcan mejor el tema.
  • Crear varios mapas en Sourcemaps de aperitivos populares en supermercados de México, así como de alimentos de producción local, para revelar los costos ambientales de la importación de alimentos en lugar de consumir comida local.
  • Señalar que el dinero del contribuyente en la actualidad está subsidiando la producción de alimentos que se venden en los supermercados norteamericanos en lugar de bajar los precios de los alimentos producidos localmente en los mercados de su barrio.
  • Escribir un resumen de lo que otros bloggers y usuarios de Twitter están diciendo sobre el tema cada dos meses.
  • Ayudar a los grupos de agricultores a trabajar en la red para colectivamente hacer una campaña de promoción coherente con objetivos de reformas políticas claramente definidos.
  • Trabajar con bloggers influyentes y usuarios de Twitter para desarrollar una estratégica campaña en línea para difundir una mayor conciencia sobre el desarrollo rural sostenible y la producción local de alimentos. La campaña en última instancia, debe presionar a los políticos para cambiar políticas específicas.
  • Trabajar en asociación con una clase de posgrado en una universidad de la ciudad de México que pueda ayudar a analizar datos y escribir artículos mensuales para blog sobre lo que encuentren. Es probable que gustosamente compartan su trabajo en sus propios blogs, cuentas de Facebook, etc.

Técnicas:

  • Cargar todos los datos de la base de datos a Google Fusion Tables desde donde pueden ser descargados, analizados, y visualizados por cualquiera.
  • Construir un mapa más dinámico de visualización no basado en Flash. Considerar el uso de Managing News como una plataforma de código abierto para visualizar los datos dinámicamente en un mapa.
  • Crear una cuenta Twitter separada y seguir a organizaciones, activistas, bloggers y políticos relevantes, etc.
  • Pedir a los estudiantes de la Universidad de California, Santa Cruz ayuda para traducir la página web y su contenido al inglés.
  • Crear infografías atractivas – similares a las que se encuentran en Good Magazine – para ayudar a explicar la importancia de reformar los programas de subsidio agrícola.

En este momento no haré ninguna sugerencia acerca de la propia página web de Subsidios al Campo ya que Fundar está a sólo tres semanas de lanzar una nueva versión. Visitaremos la nueva página web y el proyecto en un par de meses.

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar .