Case Study

Video

Home » México

La historia tras la (posible) retirada de Mexico del ACTA

Submitted by on October 6, 2010 – 7:29 pmNo Comment

Hubo bastante actividad en Twitter la mañana del 6 de octubre, reclamando que México se había retirado de las negociaciones del ACTA, el mal llamado “Acuerdo comercial anti falsificación.” Pero eso no es completamente cierto — es el Ejecutivo Federal, encabezado por el presidente Felipe Calderón, el que tiene la facultad de retirarse de las negociaciones del ACTA. Lo que realmente sucedió es que el Senado mexicano aprobó un acuerdo no vinculante pidiendo al Ejecutivo que se retire de las negociaciones del ACTA, y se establezca un grupo de trabajo para supervisar el ACTA con la esperanza de hacerlo más transparente. El mejor resumen en idioma inglés que he visto viene de OpenACTA [eng] e incluye una traducción del texto original que fue aprobado por unanimidad por los 105 senadores presentes en la sesión del 5 de octubre.

Para comprender mejor el contexto y la historia tras el cómo y por qué el Senado de la República decidió emitir su petición al Ejecutivo, no puede hacer nada mejor que leer más reciente columna de León Felipe Sánchez en Merca 2.0.

El día de ayer se aprobó, por unanimidad, en el pleno del Senado de la República, un punto de acuerdo que solicita al Ejecutivo Federal que México se retire de las negociaciones del Acuerdo Comercial Anti-Falsificación, conocido también como ACTA. El evento marca un hecho sin precedentes y confirma como la participación ciudadana, a través de las redes sociales, está moldeando una nueva forma de hacer política en nuestro país.

El punto de acuerdo suscrito por los Senadores Carlos Sotelo García, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, Francisco Javier Castellón Fonseca, Federico Döring, Beatríz Zavala, Rubén Camarillo, Raúl Mejía y Ramiro Hernández fue presentado al pleno de la Cámara de Senadores y aprobado por unanimidad. En dicha propuesta, se solicita al Ejecutivo Federal que se suspendan las negociaciones por parte de nuestro país y de forma paralela ordena la conformación de un grupo plural de trabajo que pueda dar seguimiento al proceso de negociaciones que se han dado hasta el momento, con objeto de transparentarlo, así como convocar a foros y consultas públicas que incluyan a funcionarios, académicos, expertos y público interesado en general para que, a través de dichas consultas, se pueda hallar una alternativa que permita proteger los derechos de propiedad intelectual mientras se garantiza el respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos y se cuida que internet no se vea afectada por regulaciones de naturaleza similar al ACTA.

Si bien el punto de acuerdo constituye una resolución no vinculante, es decir que puede o no ser obedecida por el Ejecutivo, el precedente que sienta es de suma importancia. Esto es así debido a que, Constitucionalmente, el Senado de la República es quien debe aprobar los tratados internacionales suscritos por México. En consecuencia, si el Ejecutivo decide hacer caso omiso de la solicitud aprobada el día de ayer por el Senado, podrá continuar la negociación del tratado pero, al final, deberá regresar ante la representación popular para solicitar la aprobación de lo negociado. Así, con el antecedente de rechazo unánime por parte de los Senadores, se antoja difícil una aprobación del texto que, en un momento dado, negociara el poder Ejecutivo en contra de la resolución en comento.

Nuevamente las redes sociales, particularmente twitter, jugaron un papel muy importante para que los Senadores se sensibilizaran acerca de las consecuencias que la aprobación del ACTA podría tener en perjuicio de los ciudadanos y usuarios de internet en nuestro país. Los mensajes enviados por un número importante de usuarios de twitter a los Senadores que tienen una cuenta en twitter lograron que legisladores como Federico Döring, Beatríz Zavala, Rubén Camarillo, Raúl Mejía y Ramiro Hernández se sumaran a Carlos Sotelo García, Yeidckol Polevnsky Gurwitz y Francisco Javier Castellón Fonseca en apoyo al punto de acuerdo en contra de que México continúe con las negociaciones del ACTA.

La campaña no fue nada más a través de twitter. Igual que en otras ocasiones, hubo gente que llamó por teléfono a sus Senadores, gente que escribió correos electrónicos y otros tantos que acudieron en persona al Senado.

Las reglas de la política están cambiando a raíz del uso de tecnologías de la información como herramienta de comunicación, supervisión y empoderamiento de la sociedad civil. Quien gobierne el país tiene que entender que los tiempos actuales no permiten ya las negociaciones en lo oscurito ni la toma de decisiones en función de la consideración que se haga de un sector determinado de la población sin tomar en cuenta a la contraparte.

Felicidades y gracias al Senado de la República. Felicidades y gracias a los 105 Senadores presentes en la sesión de ayer en la que, por unanimidad, aprobaron solicitar al Ejecutivo Federal la suspensión de las negociaciones de ACTA por parte de México. Felicidades y gracias a todos los que, a través de distintos medios, se manifestaron y sensibilizaron a los Senadores.

Leon Felipe Sanchez fue, de hecho, uno de los individuos que más contribuyó a llevar el activismo en línea contra el ACTA a la atención de los senadores mexicanos. En una columna de El Universal del 6 de octubre, Antonio Martínez Velázquez del Partido Pirata Mexicano señala el éxito de la campaña anti-ACTA en Mexico para responder al reciente reclamo de Malcolm Gladwell que el activismo en línea es poco más que un montón de exageraciones. El muestra cómo un grupo de usuarios mexicanos de Twitter — León Felipe Sánchez, Emilio Saldaña, Geraldine Juarez, Alejandro Pisanty, Jesus Ramírez, Jesus Robles — fueron capaces de ayudar a traducir una campaña en línea frecuentemente estridente en una propuesta política concreta. Ese mismo grupo de usuarios de Twitter estuvieron también bastante involucrados en #InternetNecesario [eng], que eliminó con éxito un impuesto del 3% sobre el acceso a Internet en México, y ahora están llevando su enfoque a Internet Para Todos, que exige que las empresas de telecomunicaciones amplíen la penetración de internet de banda ancha en las zonas rurales.

Su éxito en la protección de los derechos de los usuarios de internet y la ampliación del acceso a internet en México ha sido increíblemente exitosa. Pero, una vez más, me pregunto si ese mismo nivel de activismo también puede hacer frente a la multitud de otros problemas de México que no tienen nada que ver con internet. ¿Qué pasa con la incidencia cada vez mayor de denuncias de abusos contra los derechos humanos cometidos por los militares mexicanos? ¿Dónde está esa campaña? ¿Qué piensan los usuarios mexicanos de Twitter acerca de la más importante reforma del sector judicial de su país en las últimas décadas? ¿Dónde está la campaña para mejorar la atención de la salud, la política medioambiental, el desarrollo rural, el transporte público, la planificación urbana? ¿Cuándo vamos a ser capaces de señalar una historia de éxito que no sólo tenga que ver con los derechos de los usuarios de internet?

Para continuar siguiendo la evolución de hechos alrededor del ACTA recomiendo TechDirt, el blog personal de Michael Geist, Intellectual Property Watch, y Open ACTA [enlaces a sitios en inglés].

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar .