Case Study

Video

Home » México, Políticas Públicas en Drogas

Medios Ciudadanos y tráfico de drogas en México

Submitted by on September 21, 2010 – 6:00 pm2 Comments

Hace algunos meses una estudiante y bloguera del prestigioso Tecnológico de Monterrey, escribió su relato de un tiroteo entre soldados y narcotraficantes que dejó a dos estudiantes de postgrado muertos. Ella describe en su entrada del blog cómo usó Twitter para enviar sus observaciones y para estar al día con la información de los demás. Desde hace meses los usuarios de Twitter en Monterrey y en todo México han estado usando el hashtag #balacera como una manera de informar y encontrar información relacionada con tiroteos. En este ejemplo particular, los usuarios de Twitter comenzaron a usar el tag #balaceratec.

Lo que no sabemos es por qué ella lo abordó, qué la obligó a informar, teléfono celular en mano, cuando claramente estaba poniendo su vida en riesgo. Pero lo que sí sabemos es que no es la única. Los ciudadanos comunes están cada vez más involucrados en la comunicación, distribución y análisis de información relacionada con la delincuencia organizada, el tráfico de drogas, y la seguridad pública. Hay innumerables fotos y videos de tiroteos en Torreón, por ejemplo, que son publicados por los ciudadanos en sus blogs y cuentas de Twitter. Incluso la cantante Jenni Rivera se convirtió en una reportera ciudadana por unas horas en abril, cuando su concierto fue cancelado debido a un tiroteo que tuvo lugar justo antes de que fuera a subir al escenario. Al día siguiente, de acuerdo con un artículo de Paola Alín Martínez para Milenio, los usuarios de Twitter en Tampico expresaron su indignación y preocupación por el nivel de violencia en su ciudad.

Mientras tanto, la blogger anónima “M1zAr” que describió el tiroteo en el Tecnológico de Monterrey regresó al instituto al día siguiente para dar un examen importante. Las paredes de la cabina de seguridad estaban recién pintadas de color blanco para ocultar las manchas de sangre de la noche anterior. M1zAr escribe:

Es triste ver este tipo de situaciones tan de cerca. Es triste que Monterrey se haya convertido en un remedo de algunos videojuegos de Guerra. Muchos lo han comparado con Call of Duty, otros con Grand Theft Auto, cualquiera que usted escoja, es violencia.

Periodismo ciudadano, publicidad narco, y Seguridad Ciudadana

Varios lectores anónimos han dejado advertencias a M1zAr. “Cambia tu perfil”, le aconsejan, “y retira las fotos tuyas y de tus amigos”. Ella decidió dar de baja a la información de su perfil público, pero una fotografía fácilmente identificable sigue asociada a su cuenta en Twitter.

Mucho más preocupante es un comentario firmado “Atte. La Compañia C.D.G”, que dice:

Esto es una guerra, y estamos luchando para matar a cuanto Zeta nos encontremos si en el camino nos encontramos a personas inocentes lo sentimos mucho, pero para lograr cosas grandes hay que hacer algunos sacrificios, respetamos a la sociedad y a la comunidad pero sino les gusta la forma en que exterminamos a la Ratas Zetas les recomendamos cambiarse de ciudad. Atte. La Compañia C.D.G. Haz una Favor a México, Mata un Zeta

“La Compañía C.D.G.” significa “Cártel del Golfo” o “El Cártel del Golfo“. Por años trabajaron junto con los Zetas, un grupo de desertores de las Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano que ahora también tienen conexiones profundas en América Central y en la ruta a Italia. Los Zetas, estuvieron alguna vez bajo las órdenes de El Cártel del Golfo, pero cuando el líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén fue extraditado a los Estados Unidos, los Zetas se separaron y una sangrienta rivalidad se formó entre los dos grupos. No solo se cazan unos a otros en las calles, dejando a ciudades enteras vacías, sino que ambos grupos están participando en una campaña publicitaria basada en la Web 2.0. Utilizan comentarios en blogs, foros, canales de YouTube, y listas de correo electrónico para convencer a los ciudadanos que el daño colateral es un sacrificio necesario para librar al país de sus rivales.

He empezado con la historia del post de M1zAr porque toca todos los temas que me gustaría revisar en esta presentación. Primero quiero ver de cerca el papel de los ciudadanos en el reporte, intercambio y análisis de la información relacionada con la delincuencia organizada y la seguridad pública. En segundo lugar, estaré revisando lo que creo son algunas de las ventajas y desventajas de las herramientas de elusión que permiten a los usuarios de internet publicar información de forma anónima. Por último, propondré una lista de preguntas que creo son vitales para los periodistas y académicos sobre cómo interactúan con el contenido producido por ciudadanos.

Narco Censura y plataformas neutrales

Screen shot 2010-09-19 at 4.40.PM.jpg

Empecemos con un poco de contexto, y con una narrativa particular que se ha formado recientemente, tanto en la prensa de EE.UU. como en la de México. Es algo parecido a esto: medios de comunicación mexicanos y corresponsales extranjeros han sido silenciados por el miedo y la muerte de sus colegas, mientras que a los ciudadanos se les deja reportar sobre la violencia y las actividades de las bandas de narcotraficantes. Otros como Carlos Ramírez Hernández, de LaPalabra.com, argumentan que los medios de comunicación están demasiado preocupados en culpar al gobierno por el fracaso de la guerra contra las drogas, mientras que el gobierno gasta sus esfuerzos en culpar a los medios por la cobertura sensacionalista de la violencia. Una vez más, los ciudadanos dejan de depender de uno u otro para obtener información sobre tiroteos y “narco-retenes,” en los que las bandas ponen puestos de control para buscar rivales entre los pasajeros.

De hecho, esta mañana, cuando Álvaro Sierra enumeraba los aspectos del tráfico de drogas que no están siendo suficientemente cubiertos por los periodistas, busqué en Google cada uno de esos temas y no me sorprendió encontrar que la mayoría de los principales resultados de búsqueda no son artículos escritos por periodistas profesionales, sino más bien entradas de blogs y artículos de Wikipedia escritos por ciudadanos comunes. Por ejempo, Sierra acierta en que vemos poca cobertura de la “narco – cultura”, tal como el fenómeno de “Santa Muerte” en los medios convencionales. Pero está bien cubierta en blogs. Otro ejemplo es el intenso debate en línea que tuvo lugar después que Vicente Fox publicara una entrada abogando por la legalización de las drogas como una estrategia para quitar poder a los cárteles de drogas. Hubo literalmente cientos de posts en blogs que analizaban detalles muy específicos de la política de drogas, incluyendo la despenalización, la reforma judicial, y un debate franco sobre los éxitos y fracasos de la despenalización en los Países Bajos.

No hay mayor y más controvertido ejemplo de cobertura ciudadana del tráfico de drogas que el blog Del Narco. Reto a cualquiera de ustedes a que me señale un recurso que contenga más información sobre las pandillas y el tráfico de drogas en México. No me refiero a la calidad o constructividad de la información, sino simplemente a lo que está disponible para los lectores. Como se puede ver en este artículo de AP, El Blog del Narco se presenta como un reemplazo ciudadano a los medios de comunicación que han sido silenciados.

¿Qué tipo de contenido puede encontrarse en el Blog del Narco?

  • Un video de un hombre siendo decapitado. Mientras que los medios solo informaron que la policía encontró un cuerpo decapitado, el video muestra al hombre confesando que trabajaba para el narcotraficante Edgar “La Barbie” Valdéz Villareal quien está enfrascado en una lucha tanto con los Beltrán Leyva como con los carteles de Sinaloa.
  • El caso de un director de cárcel que publicó un video en el que miembros enmascarados del grupo de narcotraficantes Zetas interrogan a un oficial de policía que revela que reclusos aliados con el cártel de Sinaloa recibieron armas y automóviles y ordenaron cometer asesinatos. Al final del vídeo, el oficial es asesinado a tiros.
  • Enlaces a páginas de Facebook de presuntos traficantes y sus hijos, armas, carros y suntuosas fiestas.
  • Fotos de estrellas de la música pop mexicana en una fiesta de cumpleaños para la hija adolescente de un presunto narcotraficante en el estado fronterizo de Coahuila, al otro lado de Texas.

Los dos últimos tipos de contenidos son especialmente interesantes. Hoy estuve hablando con Mónica Almeida del diario ecuatoriano El Universo. Ella me describió cómo es casi imposible encontrar información sobre los miembros de los grupos de delincuencia organizada con los métodos tradicionales del periodismo de investigación; tales como la búsqueda de cuentas bancarias, declaraciones de impuestos, y registros policiales. Pero, sorprendentemente, ha sido capaz de encontrar varios de ellos en Hi5, una plataforma de red social que es muy popular en el Ecuador. En un momento ella le preguntó a uno de sus colegas más jóvenes para tratar de hacerse  “amigo” de un conocido líder de banda. Él aceptó la solicitud de amistad y hallaron que colocó fotos de armas y cocaína en su perfil, las cuales fueron publicadas en su historia.

Mientras el Blog del Narco ha estado recibiendo toda la atención últimamente debido a su contenido crudo, hay otros nobles esfuerzos dirigidos por ciudadanos que no han estado recibiendo tanta atención. Antes vimos el impresionante trabajo de Judith Torrea en Ciudad Juárez. Más recientemente, Menos Días Aquí fue lanzado como un esfuerzo voluntario dirigido a “poner nombres y caras a los números, para poner fin a la banalización de la muerte”. En México existe la creencia popular de que todo el que que ha sido asesinado en la violencia de drogas y pandillas está en cierto modo implicado en el crimen. Menos Días Aquí desafía el estereotipo mirando la vida detrás de las estadísticas. Dos posts en Global Voices ayudan a dar una idea de cómo muchos ciudadanos se han involucrado en la discusión y análisis en torno a la violencia y el tráfico de drogas en México.

Con lo poquito que difunden por la televisión, ya les andan arrojando granadas y secuestrando reporteros. Imagínate lo que nos pueden hacer a nosotros, que publicamos todo

-Blog del Narco,  cita de AP.

El anónimo veinteañero, estudiante de seguridad informática que dirige Blog del Narco, acepta toda la información que estime pertinente. Mucho del contenido remitido es anónimo, pero puede provenir de polías, ciudadanos o los propios narcos. A diferencia de los medios de comunicación tradicionales, el puede publicar todo el contenido porque es totalmente anónimo. La ventaja, claro, es que el anonimato brinda protección de las amenazas de los narcos y del gobierno. La desventaja es que nosotros, como lectores, no podemos juzgar o entender las motivaciones del autor.

Otra brecha: periodistas, académicos, sociedad

Hoy temprano Álvaro Sierra sugirió que existe una brecha entre los académicos que han estudiado el tráfico de drogas y la delincuencia organizada durante años, incluso décadas; y los periodistas que están afuera en el campo, informando. Me gustaría sugerir que hay una tercera brecha existente entre las interacciones de los académicos y periodistas en las conferencias de élite como ésta, y la interacción entre los ciudadanos comunes que ocurren en línea todos los días.

Un par de semanas atrás la ONG de lucha contra la corrupción Global Integrity entrevistó a dos “expertos” acerca del popular y reciente discurso de que “el periodismo ciudadano está reemplazando a los medios de comunicación silenciados”. La primera entrevista es con John Ackerman, un destacado académico y periodista en la ciudad de México. No me sorprendió leer que Ackerman considera que los periodistas ciudadanos no han “jugado un papel importante en informar incidentes ignorados por la prensa escrita o en línea”. Pero lo que si me impactó fue que Ackerman no hubiera oído hablar de el Blog del Narco, que es sin duda uno de los sitios web más influyentes en la cobertura del narcotráfico en México. De hecho, si nos fijamos en las estadísticas de tráfico web de Alexa, vemos que el Blog del Narco recibe ahora el doble de visitas que los principales periódicos de Torreón, y también ha superado en ocasiones en número de visitas a El Norte y La Reforma. Y este es un blog escrito por dos jóvenes estudiantes. Ackerman está demente si piensa que el Blog del Narco “jugado un papel importante en informar incidentes ignorados por la prensa escrita o en línea”.

Screen shot 2010-09-19 at 5.23.PM.jpg

La Ética de la Información

Lo que weblogs como blogdelnarco.com están proporcionando es una plataforma para que los criminales compartan información entre sí.

- Leonarda Reyes

Mucho más interesante que la respuesta de Ackerman es cómo Leonarda Reyes asume la pregunta formulada por Global Integrity acerca de si el periodismo ciudadano está reemplazando al periodismo tradicional en la cobertura del narcotráfico en México. Según Reyes, a pesar de su popularidad, estas plataformas ciudadanas no son más que formas para que los criminales compartan información entre sí. También dice que esto no es nada nuevo. En mayo de 2005 el blogger español Ignacio Escolar publicó una breve nota acerca de los Zetas, cuando aún trabajaban para el Cártel del Golfo. El post atrajo cerca de 2.000 comentarios y se convirtió en una guerra de amenazas en línea por parte de bandas rivales. En agosto de 2006, más de un año después de haber sido publicado, un comentarista con el seudónimo de “Hijo de Chaparrito” dejó un comentario prediciendo la muerte de Marcelo Garza y Garza, director de la policía de investigaciones del estado de Nuevo León. Un mes más tarde Ignacio Escolar anunció en su blog que la amenaza (o profecía) del comentarista se había cumplido. El diario El Norte tituló “blog anticipa el asesinato de Marcelo“.

Otros, como la fiscal del gobierno de Baja California, María Guadalupe Licea, dicen que mostrar la violencia sangrienta en sitios como el Blog del Narco sólo inspira aún imitaciones más espantosas de los asesinatos. Los críticos también dicen que los denominados narcoblogs ofrecen publicidad gratuita a los cárteles de la droga, mientras siembran el miedo en toda la sociedad. El blogger y fotógrafo radicado en Nueva York, Raúl Gutiérrez, se entrevistó con el anónimo autor del blog del Narco la semana pasada y le preguntó: “¿Cómo responde usted a las personas que dicen que mediante la publicación de imágenes de bandas de narcotraficantes y escuadrones de la muerte, ud. está difundiendo el miedo y que el  blog es irresponsablemente violento?” La respuesta:

Describiría el periodismo como el acto de publicar fotos o videos. La gente tiene derecho a saber por qué las cosas se han vuelto tan inseguras en los últimos años. La violencia que está ocurriendo en México no se debe a que el público lea acerca de lo que está sucediendo en BlogdelNarco.com. Los factores que provocan la violencia en México son mucho más importantes, y son, en última instancia, de carácter económico.

De hecho, existe un acuerdo general entre periodistas y académicos sobre que la violencia en México en última instancia tiene sus raíces en la desigualdad económica; pero las historias sobre decapitaciones son todavía mucho más numerosas que las historias sobre los programas de reducción de la pobreza en ciudades con problemas como Juárez, Tampico, y Los Mochis, donde los narcotraficantes son frecuentemente tratados como los Robin Hood de los pobres. (Aunque el hecho de que estalle la violencia en algunas comunidades donde la desigualdad económica es alta, y no en otras, nos obliga a reconocer que también hay otras variables en juego).

¿De la Narco-Censura a la censura en internet?

Lo que sí sabemos es que los cárteles de la droga no sólo dependen de sitios web anónimos como el Blog del Narco y Beat Borderland para difundir su propaganda. Ellos son capaces de publicar la información en línea – y de forma anónima – por sí mismos. De hecho, según el blog “El último de los Dodos, el Cartel del Golfo  tuvo, temporalmente, su propio canal oficial de YouTube. (La cuenta fue suspendida rápidamente). Las autoridades mexicanas también dicen que los carteles de drogas están usando Twitter y Facebook para evitar las incursiones militares y los puestos de control policial. En la ciudad fronteriza de Reynosa, donde los combates entre los Zetas y el cártel del Golfo ha sido más intensos, un mensaje de Facebook  advirtiendo de un inminente tiroteo causó que toda la ciudad, incluyendo escuelas y tiendas, cerrara. (El tiroteo predicho, nunca tuvo lugar).

Los políticos mexicanos han respondido proponiendo una ley que les daría poder para bloquear sitios web que promuevan el quebrantamiento de la ley. También haría ilegal la publicación de información que ayude a alguien a quebrantar la ley o evitar la policía.

En la práctica, la ley podría dar al gobierno una excusa para censurar la información legítima que ayuda a mantener vigilados a los funcionarios de gobierno, como este vídeo de soldados acosando a los periodistas en la escena de un tiroteo en Nuevo Laredo:

Este video fue ampliamente difundido por usuarios influyentes en Twitter y Facebook. Al día siguiente, el Secretario de Defensa Nacional de México publicó una declaración oficial condenando el comportamiento de los soldados y anunciando que sus acciones serían investigadas.

Aunque mucha de la violencia en México es provocada por cárteles de droga rivales, Artículo 19 ha encontrado que la mayoría de las amenazas contra la seguridad de los periodistas en realidad provienen del Estado, y no de los carteles.

Preguntas para la discusión

Todo esto nos lleva a varias preguntas importantes:

  • ¿Se necesita crear mecanismos para capacitar y proteger a los periodistas ciudadanos, similares a los que ya existen para los periodistas profesionales?
  • Proceso empieza a publicar algunos artículos de manera anónima. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas? ¿Deberíamos ser más tolerantes con los periodistas que publican sus artículos de manera anónima?
  • ¿Deberían las escuelas de periodismo enseñar técnicas de elusión a los estudiantes para proteger su identidad y publicar de forma anónima?
  • ¿Cuál es el papel del periodista profesional en la ecología de la información en línea? ¿Cómo pueden trabajar con los ciudadanos para ayudar a verificar reclamos, identificar historias perdidas, y promover el debate productivo, orientado hacia los resultados?
  • ¿Es sostenible económicamente el trabajo de Judith? ¿Cuando se canse de hacerlo?
  • ¿Debería el gobierno regular el flujo de la información en línea?

El último tema me es de particular interés porque el mes que viene participaré en un encuentro organizado por Frank La Rue, relator de las Naciones Unidas sobre Libertad de Expresión y Opinión, sobre cómo los gobiernos deben o no deben regular el uso de internet. Muchas propuestas en toda la región para darle más control al gobierno sobre lo que puede ser publicado en internet tienen su origen en la preocupación del uso de internet por parte de grupos de delincuencia organizada, así que estoy tratando de profundizar mi comprensión de todas las partes del debate.

Para concluir

Para concluir, permítanme volver a “M1zAr”, la  estudiante-bloguera en Monterrey que fue testigo de la balacera que dejó a dos de sus compañeros muertos. ¿Cómo se sintió, sentada en su computadora, mientras escribía su post? ¿Fue doloroso? Terapéutico? ¿Y cómo se sintió cuando, días después, recibió un comentario firmado por el Cártel del Golfo pidiendo disculpas por las muertes colaterales, ya que se habían propuesto exterminar a sus rivales? ¿Estaba asustada por la interacción o aliviada por implicancia del comentario – que ella estaba segura?

Mejor aún, ¿por qué un miembro de la pandilla del Cartel del Golfo se toma el tiempo para dejar un comentario en español mal escrito para asegurar a M1zAr y a sus lectores que no son el blanco de la sangrienta violencia de las bandas? ¿El comentario es consecuencia  de la conciencia, o simplemente un intento de reclutar a otros en los esfuerzos del cártel para asesinar a los rivales Zetas? ¿En primer lugar, cómo se involucró el comentarista anónimo con el cártel del Golfo? ¿Fue debido a la falta de empleos y oportunidades económicas, como el autor del Blog del Narco sugiere, o a que fue seducido (a) por la glorificación de la narco-cultura que se lleva a cabo en la televisión, en las noticias y en sitios web como el blog del Narco y BoingBoing?

Estos son preguntas difíciles – pero no imposibles – de responder. El futuro de México podría bien depender de ellas.

Muchas gracias a Issa Villarreal, Juliana Rincón, y Miguel Castillo por sus excelentes reportes en Global Voices, los cuales han sido mi principal fuente de información y guía para este post.

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar .